Andrew, el Huracán que devastó Miami en el año de 1992, cuando Estados Unidos experimentó una de las peores catástrofes naturales de su historia. El huracán Andrew fue categoría 5, un monstruoso ciclón que a su paso dejó como zona de guerra el sur de Florida, marcando un antes y un después en la vida de la población. Conoce en este artículo los detalles más interesantes que hicieron que en aquella época lo llamaran el “Big One”.

Así fue el Huracán Andrew

El domingo 23 de agosto era un día como cualquier otro en Miami, con un sol brillante sin señales que anticipaban la tragedia. Increíblemente algunas personas todavía decidieron ir a la playa y unas cuantas por algo de provisiones así como en busca de tablas de madera para proteger sus casas. Mientras transcurría el domingo, Andrew seguía en dirección directa a Miami que aún no se imaginaba lo que estaba por suceder.

La noche del domingo se comenzaron a sentir los efectos, a las 12:00 pm se perdió la electricidad y a las 5:00 de la mañana del lunes 24 de agosto el huracán Andrew tocó tierra dejando sentir un viento impresionante que causó severos daños. Con la luz del día se pudo apreciar una escena de película, destrucción en cada rincón, como nadie lo esperaba.

Foto de Homestead, la ciudad que tuvo mayores daños.

Así se formó y fue la trayectoria de Andrew

El huracán Andrew se originó a partir de una onda tropical proveniente de África el 14 de agosto. Dando lugar a la depresión tropical número 16 que al día siguiente ya era tormenta tropical. Esta tormenta casi desaparece el 20 de agosto al encontrarse con una cizalladura. El 22 de agosto se intensificó como huracán y el 23 ya había ascendido a categoría 5.

Los vientos alcanzaron los 285 km/h y una presión mínima de 922. En su paso por las Bahamas perdió fuerza, pero no por mucho tiempo, la recobró de nuevo como categoría 5 cuando tocó tierra la madrugada del 24 de agosto en el sur de Florida con vientos de hasta 265 km/h. Después se dirigió hacia el oeste en el golfo de México como huracán categoría 4, pasó por la costa central de Luisiana como categoría 3 y comenzó a disiparse el 28 de agosto. 

En aquella época se catalogó como categoría 4 hasta que 10 años después con el uso de las nuevas tecnologías y metodologías se decidió que había sido un poderoso huracán categoría 5.

Daños

En 26,000 millones de dólares se estima que fueron las afectaciones económicas que dejó el huracán Andrew. Esto lo coloca en el tercero más costoso de la historia de Estados Unidos después de Katrina en el 2005 y Sandy en el año 2012. El área con mayores daños fue Homestead al sur de Miami, casi el 100% de las casas móviles quedaron completamente destrozadas. El reporte final de NOAA indicó que se destruyeron 49,000 viviendas en Miami-Dade más otras 108,000 afectadas en diversas zonas y 1.4 millones de personas estuvieron sin electricidad por varios días.  

El viento fue lo peor

La furia de los vientos era implacable debido a unos tornados incrustados dentro del huracán, según reveló Tetsuya Fujita, un meteorólogo de la Universidad de Chicago. Andrew también produjo un tornado el sureste de Luisiana. En su mayoría los daños fueron provocados por los fuertes vientos.

Una lección para todos

En ese entonces no se hacía mucho caso a los pronósticos de ciclones tropicales, las personas continuaban con su vida normal. Inclusive, muchos jóvenes “celebraban” la llegada de un huracán y organizaban una fiesta con alcohol, eran incrédulos debido a que no se habían enfrentado al poder de un huracán. Comparto un video de unos jóvenes que en vez de evacuar decidieron quedarse a ver como era Andrew.  

Andrew, el huracán que devastó Miami, fue un parteaguas. A partir de este ciclón se le presta mayor atención a la meteorología y a mejorar las tecnologías para su predicción. Se modificaron los códigos de construcción en Miami y se creó una cultura de prevención, nadie volvió a subestimar su fuerza.

¿Vives en algún lugar como Puerto Vallarta, Los Cabos, Cancún o la Riviera Maya, ya cuentas con un sistema de protección contra huracán? Si aún no o quieres renovar, contacta con los expertos al +52 998 84 21 218 o envía un correo a huracansinpeligro@gmail.com

Envíanos un mensaje

6 + 6 =

Visítanos

Av. Bonampak, Coorp. Malecón Américas, piso 5, suite 500. Cancún, Q. Roo, México. C.P. 77500

ABRIR EN GOOGLE MAPS