Si tu casa está en un área propensa a los huracanes, no hay de otra: debes invertir en un sistema de protección diseñado e instalado profesionalmente. Cubrir las ventanas con tableros contrachapados o triplay, no es una solución adecuada.

Existen distintos sistemas disponibles, cada uno con sus propias características y ventajas. Más adelante en este artículo, te explicaremos las opciones principales pero primero debemos considerar tus necesidades y prioridades específicas.

1. ¿Vives todo el año en la propiedad?

Si vives en esta casa durante todo el año, es muy probable que te encontrarás en ella en los días previos a la llegada de un huracán, y podrás hacer los preparativos de última hora y realizar la instalación tú mismo.

Si se trata de tu casa de vacaciones, tal vez debas considerar una opción que te permita dejar tu propiedad completamente cerrada y protegida durante tus ausencias. O incluso optar por un sistema que se pueda activar a distancia ¡mediante un teléfono celular! (Más adelante volvemos sobre esta opción).

2. ¿Qué tipo de espacios necesitas proteger?

Ventanas y puertas obviamente, pero también hay que tomar en cuenta patios, terrazas, balcones, alcobas, pasillos y otras aberturas. Un proveedor confiable y responsable te proporcionará una evaluación profesional sin costo, y te recomendará una solución que proporcione protección óptima a un costo razonable.

3. ¿Tienes suficiente espacio para almacenar un sistema desplegable?

Algunas opciones están instaladas de forma permanente, o requieren de muy poco espacio para guardarse. Sin embargo, otras requieren espacio adecuado de almacenamiento. Antes de solicitar paneles de aluminio o de policarbonato removibles, por ejemplo, hay que tomar en cuenta en dónde se van a almacenar cuando no estén en uso.

4. ¿Qué tan necesario es considerar la seguridad?

Si tu casa está ubicada dentro de un fraccionamiento cerrado con seguridad todo el año, es probable que no estés particularmente preocupado por robos y actos de vandalismo. De todas maneras, cualquier hogar puede estar en riesgo si se deja desocupado durante largos períodos de tiempo; y en los días posteriores a un huracán, los riesgos de saqueo son elevados.

Algunos sistemas ofrecen alta protección contra robos; otros poca o ninguna. Es necesario determinar si este riesgo es una consideración importante en tu caso.

5. Facilidad de instalación

Ninguno de los principales sistemas es difícil de instalar, y en casi todos los casos la instalación requiere sólo de un desarmador y una escalera. Sin embargo, algunos materiales pesan más que otros, por lo que el montaje puede requerir de dos personas.

Además, si tu casa o departamento cuenta con ventanas en lo alto, es necesario considerar quién va a colocar la cobertura y cómo. ¿Tienes una escalera que alcance? ¿O tienes miedo a las alturas? En estos casos, una buena opción es adquirir un sistema operable a control remoto.

6. ¿Eres claustrofóbico?

Entre las principales opciones disponibles en el mercado, hay dos que te permiten la vista hacía afuera durante la tormenta. Otras bloquean la luz totalmente, y por lo tanto te dejan completamente a oscuras dentro de tu casa. Si no has experimentado un gran huracán, puede que no aprecies lo importante que puede ser este punto.

Uno de los aspectos más inquietantes de un huracán es el ruido ensordecedor que provoca – el aullido del viento, el estrépito de estructuras y vehículos, el crujir de los árboles y postes de luz, y el estruendo de los impactos de objetos volando en el viento. Puede ser aterrador. Para muchos, poder ver hacia fuera durante el paso de un huracán reduce significativamente la ansiedad.

7. ¿Los ruidos fuertes alarman a los miembros de tu familia o a tus mascotas?

Este es otro factor muy importante del material utilizado. Algunos materiales, como el aluminio, pueden hacer que los impactos directos suenan peor de lo que realmente son. En el otro extremo, el tejido de las lonas anticiclónicas actúa como un amortiguador de sonido, y reduce en más de un 95% el ruido de ráfagas e impactos de objetos.

8. ¿El costo es un factor?

En realidad, esta pregunta esconde otra más importante. La verdadera cuestión es: ¿podrás pagar la reparación del daño causado por un huracán?

Si una ventana o una puerta ceden el embate del viento y los escombros, es muy probable que al amainar la tormenta, hayas perdido muchas pertenencias y mobiliario. Podrías incluso perderlo todo.

Las paredes interiores o exteriores tampoco están exentas de riesgo, al igual que el techo.

Sobra decir que en una situación de este tipo, cualquier persona dentro de la casa corre peligro de perder la vida.

Ningún buen sistema es barato, pero no son tan caros como podría pensarse. En cualquier caso, al margen de que te protegen de los gastos extraordinarios de la reparación y limpieza tras un huracán, todos los sistemas de protección se pagan a sí mismos en otras formas. Por un lado, aumentan el valor de tu casa y son un gran atractivo cuando llega el momento de vender. Además, la mayoría de las aseguradoras aplicarán un descuento a la prima de tu seguro de desastre si tienes un sistema de protección profesionalmente instalado.

Estas son las principales consideraciones a tomar en cuanta a la hora de decidir qué solución se adapta mejor a tu propiedad y tus circunstancias.

Cualquier proveedor de prestigio repasará todos estos temas contigo y hará recomendaciones basadas en el tipo de propiedad que posees, tu estilo de vida y tu presupuesto. Empresas como Huracán Sin Peligro, con muchos años de experiencia y cientos de instalaciones en su haber, evaluarán tu propiedad y sus riesgos, y te harán una propuesta con recomendaciones y una cotización – todo ello sin costo.

¿Cuáles son los sistemas que más se recomiendan?

Lonas o mallas anticiclónicas

Están fabricadas con un material flexible, similar al Kevlar, que ofrece una protección total, ya que los objetos que llegaran a impactar la lona literalmente rebotan. Este material ha sido probado con vientos de huracanes de categoría 5 y aún más intensos. Las lonas son translúcidas, por lo cual puedes ver claramente todo lo que está pasando afuera.  Cada una estará hecha a la medida de la abertura que protegerá. Para guardarse requieren de poco espacio, y son muy fáciles de instalar. Otro de los beneficios: reducen el sonido casi a cero.

A pesar de que son hechas a la medida y ofrecen la máxima protección, son menos costosos que la mayoría de las soluciones de aluminio.

Encuentra más información y fotografías de las lonas anticiclónicas aquí.

Persianas enrollables tipo europeas

Estas persianas enrollables de aluminio son extremadamente fuertes y muy fáciles de operar, pues permanecen instaladas de forma permanente. La cortina de aluminio se enrolla y queda guardada en su contenedor permanente sobre puertas y ventanas.

Están provistas de un motor eléctrico, por lo que pueden ser operadas desde el interior de la casa. Incluso, estos sistemas permiten abrir y cerrar las persianas a control remoto si te encuentras fuera de la ciudad.

En la posición cerrada, bloquean completamente la luz, y ofrecen excelente  protección contra robos y actos de vandalismo.

Ver más detalles de persianas enrollables tipo europeas aquí.

Paneles contra tormentas

Estos paneles se pueden adquirir en policarbonato, acero galvanizado o aluminio blanco. Son ligeros, muy fáciles de instalar y en el caso del policarbonato, son transparentes. Este material es 200 veces más resistente que el vidrio, pero es muy ligero, es extremadamente resistente y no es propenso a las abolladuras de los impactos, a diferencia del aluminio.

No están diseñados para instalarse de forma permanente, por lo que es necesario considerar un espacio de almacenamiento para ellos. Dicho esto, son relativamente delgados, y se pueden apilar juntos.

Ver más información sobre los paneles contra tormentas aquí.

Cualquiera de estos sistemas ofrecerá gran protección a tu propiedad y tu familia. Puedes elegir un sistema, o bien una combinación de dos o más.

En cualquier caso, es muy importante contactar a un profesional para que evalúe tu propiedad y te presente recomendaciones. Todos estos sistemas están producidos a la medida, por lo cual hay que tomar en cuanta el tiempo de entrega; si un huracán ya se ha formado y avanza hacia ti, es demasiado tarde para pedir un sistema de protección como estos. La temporada de huracanes ya empezó, así que no te demores!

Si vives en un una zona de huracanes, hay otras cosas que debes hacer para mantener seguros a tu familia, mascotas, posesiones y propiedad.

Encontrarás algunos consejos útiles en nuestro blog.

Envíanos un mensaje

13 + 11 =

Visítanos

Av. Bonampak, Coorp. Malecón Américas, piso 5, suite 500. Cancún, Q. Roo, México. C.P. 77500

ABRIR EN GOOGLE MAPS