En este documental de media hora, publicado por Spacerip, se muestran algunos ejemplos históricos de súper huracanes y qué se está haciendo para un mejor pronóstico.

Aún así, los daños materiales y las pérdidas humanas de los últimos eventos nos confirman que, a pesar de un buen pronóstico, en general no estamos preparados para proteger nuestro hogar ni a nuestra familia.

¿Tú has invertido ya en la protección antihuracán de tu hogar?

Traducción del video:

00:00 Huracanes, tifones, ciclones. Son criaturas de mares tropicales, barren las aguas cargadas de calor y las convierten en viento, lluvia y olas.

¿Por qué unos pocos raros evolucionan en monstruos colosales que dejan un rastro de destrucción, muerte y desesperación?

¿Nos enfrentamos ahora a una marea creciente de súper huracanes y tifones?

1:19 Durante milenios, vimos los océanos como manantiales misteriosos del poder de la naturaleza, capaz de levantarse y envolvernos.

En el drama de William Shakespeare, The Tempest, la tripulación de un barco se enfrenta a una repentina vorágine, como dramatizado en la película de 2010 de Julie Taymor. Desconocido para la tripulación, la tormenta fue evocada por un gobernante convertido en hechicero.

Se dice que la historia fue inspirada por una tormenta que envió al buque insignia inglés Sea Venture, a los bancos de Bermudas en el año 1609. Ahora es uno de los muchos naufragios que ensucian los fondos marinos tropicales.

Así también, los libros de historia están llenos de historias de ciudades y pueblos tomados por sorpresa por la repentina acometida de una tormenta tropical.

2:40 Entre los peores, Galveston, Texas, septiembre de 1900. Con el aumento de las olas el 7 de septiembre, los funcionarios emitieron una advertencia de huracán. Un barco en el mar estimó los vientos en la tormenta, que se aproximaban a 100 millas o 160 kilómetros, por hora.

Tan poderosa como fue la tormenta, se sabía poco sobre ella, incluido dónde golpearía y el daño que causaría.

A las 5:00 pm los vientos huracanados comenzaron a golpear las playas de Galveston. Cuando el huracán llegó a tierra esa noche, sus vientos habían aumentado a 217 km/hr: una categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson actual de cinco puntos.

En lo que sigue siendo hasta hoy el desastre natural más mortal en la historia de los Estados Unidos, 8mil personas perdieron sus vidas; el 20% de la población de la isla.

La ciudad de Galveston fue reducida a escombros por las olas y las mareas impulsadas por el viento, llamada tormenta oleada, que se elevó a más de 5 metros.

4:04 Los huracanes, también llamados ciclones o tifones, son tormentas giratorias gigantes que se alimentan del calor capturado por los océanos tropicales.

Unos pocos, como el que golpeó a Galveston, van más allá de la norma, para reunir al extremo poder de los mares.

4:34 En 1969, los satélites meteorológicos mostraron que el huracán Camille azotaba la costa de Mississippi.

«Son ahora las 6 y media de la tarde en Biloxi, Mississippi y el huracán está empezando a sentirse aquí. Como pueden ver, las palmeras están soplando, la lluvia está comenzando a aumentar y el mar comienza a agitarse en el Golfo. Promete ser una larga, larga noche en Biloxi.»

La tormenta se intensificó repentinamente cuando tocó tierra, con vientos de categoría 5, de más de 300 km/hr y una marejada ciclónica que alcanzó los 8 metros de altura.

Camille destruyó la costa y ahogó a 143 personas. Barriendo tierra adentro, trajo inundaciones a las montañas de Virginia, que mataron a 113 más.

5:50 Irónicamente, justo cuando Camille se dirigía a tierra, los científicos volaron al huracán Debbie para realizar el último de una serie de experimentos diseñados para reducir el poder de la naturaleza.

La idea del proyecto, llamado Stormfury, era cargar un avión con cristales de yoduro de plata. Volando alrededor de la periferia de una tormenta, esparcirían los cristales con la esperanza de estimular la formación de nuevas nubes y, al hacerlo, robar la energía que fluye hacia el ojo. Nunca se comprobó que funcionara.

Ahora vemos huracanes, tifones y ciclones como producto de sistemas climáticos en mucha mayor escala. Agua y viento. Océanos y tierra.

Son alimentados por el calor del sol, capturados y almacenados en la capa superior de la zona de océanos tropicales. Cuanto más profunda y cálida se vuelve esta capa superior, más fuerte y duradero puede ser un huracán.

7:30 A menudo comienzan su vida en el océano Atlántico, en las montañas del este de África. A medida que el viento los arrastra, se forma un área de baja presión. Se desliza por el desierto del Sahara, luego se mueve sobre el cálido Atlántico. Allí puede generar tormentas eléctricas en una amplia región.

A medida que la baja presión gradualmente se ve influenciada por la rotación de la Tierra, llamada la fuera de coriolis, comienza a girar.

A medida que la tormenta se intensifica, la presión en su centro continúa disminuyendo, formando lo que es conocido como el ojo. Actúa como un vacío parcial, provocando que los vientos en la superficie del mar giren en espiral hacia adentro. Estos vientos en espiral evaporan la humedad de la cálida superficie del océano. A medida que se acercan al ojo, giran hacia arriba, produciendo nubes y lluvia. Gran parte de este aire, se mueve hacia afuera en la cima de la tormenta, como una chimenea. Algunos fluyen hacia el centro, lo que hace que el ojo se seque y se aclare.

9:32 El camino que toma un huracán y la intensidad que alcanza, están determinados por su interacción con sistemas climáticos globales y corrientes oceánicas. En la mayoría de los casos, se forman en vastas áreas oceánicas a lo largo del ecuador, empujadas por corrientes de viento ecuatoriales.

En latitudes más altas, hacia el norte y el sur, los vientos hacia el este rodean el globo. Donde convergen los trópicos, el flujo se desplaza hacia el oeste, formando vientos alisios y una banda de precipitación llamada zona de convergencia intertropical.

Extendiéndose alrededor de la Tierra, este es el caldo de cultivo para innumerables tormentas y tormentas tropicales más grandes. La humedad que provocan, a menudo fluye hacia los polos, atraída por el clima en espiral al norte y sur.

Cuando el trópico estalla, una flota de satélites monitorea la actividad y envía una gran cantidad de datos sobre el estado de los océanos y la atmósfera.

Los meteorólogos aprovechan una red de boyas e informes de barcos para monitorear las temperaturas del océano, viento y altura de las olas, en busca de condiciones que favorezcan el desarrollo de huracanes. Con todos estos datos, los meteorólogos han mejorado su capacidad de pronosticar los giros y vueltas del camino de un huracán.

11:45 Como resultado, pocos son sorprendidos; desde compañías navieras hasta negocios costeros, gobiernos locales y estatales y el público en general. Y, sin embargo, el desafío de proteger la vida y la propiedad sólo está empeorando.

Últimamente los científicos han estado calculando los riesgos y ejecutando las probabilidades de un terrible conflicto creciente entre los humanos y la naturaleza.

En pocas palabras, cada vez más personas se están mudando a las cosas de todo el mundo, atraídas por una combinación de trabajos y estilo de vida. En los Estados Unidos, por ejemplo, el 39% de la población vive en condados costeros.

12:45 Un informe de la Universidad de Columbia analiza globalmente esta tendencia para identificar los puntos calientes para un desastre mayor. Bangladesh. Las Filipinas. La costa este de China. La costa este de América del Norte.

Para empeorar las cosas, los océanos se han vuelto cada vez más cálidos en las últimas décadas, agregando potencia al combustible de un huracán. Se espera que los niveles del mar aumenten hasta un metro para fines de siglo, aumentando los riesgos de marejadas ciclónica. A medida que más personas se amontonan en las costas, el hombre y la naturaleza están en medio de una inevitable colisión frontal.

El huracán Ike se estrelló contra Galveston en 2008. El costo en dólares de 2010: 28 mil millones.

Andrea llegó a Miami en 1992: 45 mil millones.

Sandy entró a Nueva Jersey en 2012: 60 mil millones.

Katrina en Nueva Orleans: 106 mil millones.

Sin mencionar la pérdida de miles de vidas.

Para ayudar a las comunidades a prepararse, los científicos de huracanes están trabajando para mejorar su capacidad de predecir cambios en la intensidad de una tormenta, para descubrir si se esfumará, trayendo sólo viento o se convertirá en un monstruo destructivo.

15:25 Tan grande como es un huracán, su comportamiento está sujeto a cambios sutiles en el viento y corrientes del océano, la presencia de masas de tierra y la interacción de todas las nubes y las moléculas de agua e incluso polvo dentro de ella.

Los científicos se están centrando en algunos diagnósticos clave. Uno de ellos es el calor del océano antes de la tormenta, el combustible que alimenta al huracán.

Debido a que los huracanes extraen agua de las profundidades, una capa superficial cálida y gruesa es crucial para que la tormenta alcance alta intensidad.

16:29 Cuando el huracán Katrina entró en el Golfo de México en 2005, se encontró con una gran lengua profunda de agua excepcionalmente cálida, que se origina en el Caribe, llamada el bucle. Cuando Katrina se movió sobre esta corriente, sus vientos se aceleraron, alcanzando 281 km/hr, categoría cinco.

Una serie de tormentas individuales explotó literalmente cerca del ojo, visible en esta secuencia de imágenes satelitales. Esto sucede a menudo cuando el ojo de la tormenta, la región central, se contrae haciéndose más pequeño.

A medida que la tormenta gira, los vientos que se mueven alrededor del ojo, se aceleran. Los remolinos o vórtices, comienzan a desarrollarse. Estos vientos giratorios evaporan grandes volúmenes de humedad de la superficie del océanos. Eso alimenta las nubes y hace que disparen a gran altura. Debido a que estas nubes pueden verse desde los satélites, son una señal de que las cosas se están calentando.

18:04Estas son fotografías del ojo central y claro del huracán Katrina, tomadas por investigadores que volaron en ella. Desde este punto de vista, un huracán es una hermosa arquitectura de los cielos, construida por nubes que han brotado del mar como bombas. Su ascenso coincidió con una feroz batalla que había comenzado a desarrollarse en lo profundo de la tormenta.

18:42 En esta imagen satelital, se usó un haz de microondas para ver a través de Katrina en el punto de máxima intensidad. Las tormentas estaban aumentando alrededor del huracán.

En imágenes de radar desde la década de 1980, los científicos han visto que a pesar de que se forma una especia de pared en el ojo, las condiciones pueden ser tan favorables para el desarrollo de huracanes que se puede formar una segunda pared del ojo. Eso roba algo del aire entrante y hace que la pared interna del ojo se desvanezca. El ojo externo se contrae, formando un nuevo ojo interno. A través de este proceso, los huracanes fuertes pueden pasar por ciclos de debilitamiento e intensificación.

19:48 Puedes ver que sucede en Katrina mientras se movía a través del Golfo de México. En esta imagen de radar Katrina recibió una calificación de categoría cinco, ya que los cientos corriendo alrededor de su ojo pequeño. Mientras que la pared central del ojo permaneció intacta, el desarrollo de tormentas en la periferia comenzó a agotar su energía.

Al entrar en aguas más frías a lo largo de la costa, se redujo a una categoría 3. Incluso entonces, las olas impulsadas por el viento, rompieron los diques que se habían construido para proteger a Nueva Orleans e inundó la ciudad.

20:57 Pero no todas las tormentas destructivas se ajustan a este molde. El huracán Sandy fue una rara tormenta de fines de octubre clasificada como categoría 1 mientras se movía por el litoral del Atlántico.

Los pronosticadores predijeron que Sandy sería bloqueada por un sistema de alta presión que se movería por Canadá, luego atraído a tierra en Nueva Jersey por una tormenta que se elevaba desde el sur.

Basado en esa guía, el HMS Bounty, una réplica del famoso barco construido para una película de Marlon Brandon en 1960, navegó hacia el este. El capitán esperaba rodear la tormenta y luego dirigirse hacia el sur. En cambio, navegó hacia la tormenta.

En respuesta a las llamadas de ayuda, la guardia costera voló hacia la tormenta para intentar un rescate. Los miembros de la tripulación habían saltado al mar para escapar del barco que se hundía. Todos menos uno, fueron encontrados y traídos de vuelta a al orilla.

Cuando Sandy avanzó por la costa, pasó sobre las aguas inusualmente cálidas de la corriente del Golfo. Eso hizo que se intensificara a una tormenta de categoría 2.

23:21 Un avión cazador de huracanes de la base de la fuerza aérea Keesler en Mississippi, voló al centro, para ayudar a determinar exactamente dónde tocaría tierra y cuándo.

La tripulación hizo esto en parte volando hacia abajo para ver el movimiento de las olas y el viento en la superficie. Dejaron caer sensores para medir la velocidad del viento hasta el océano.

24:22 Acercándose a aguas costeras más frías, Sandy perdió fuerza cuando llegó a tierra en la noche en New Jersey. Pero debido a que llegó a tierra con marea alta y durante luna llena, Sandy tuvo niveles de marejada ciclónica de unos 4 metros, casi tan alto como Katrina.

Tan precisos como habían sido los pronósticos, no podrían haber evitado los daños catastróficos que sufrió la región.

Desde entonces, los líderes comunitarios y gubernamentales han propuesto ambiciosos planes para mitigar los daños de futuras tormentas: desde construir sobre pilotes hasta sellar túneles de metro y tren, e incluso nivelar comunidades propensas a inundaciones.

23:58 Ya sea que los niveles futuros del mar aumenten o que las tormentas se vuelvan más fuertes, el crecimiento de la población costera en todo el mundo tendrá seguro una corriente continua de mega desastres.

25:57 El último, un tifón llamado Haiyan, se levantó para que todos lo vieran en el océano pacífico occidental. Sin masas de tierra para interrumpirlo, o corrientes frías para debilitar su fuerza, Haiyan alcanzó estado de supertifón.

Al tocar tierra, las estimaciones del viento en la superficie oscilaron entre 200 y 300 km/hr.

27:11 Golpeando una región densamente poblada en Filipinas, la tormenta desplazó a unas 4.3 millones de personas, mató al menos a 6mil, destruyó cultivos, infraestructura y medio millón de casas.

Las herramientas que los científicos están utilizando ahora para estudiar y predecir el aumento y disminución de las tormentas tropicales, son más precisas que nunca: tasas de lluvia, torres conectivas, la batalla de las paredes oculares y más.

Están aprendiendo cómo evolucionan estos factores en el contexto de los entornos cambiantes de tormentas y un clima global cambiante.

28:34 Las tormentas devastadores ya no parecen venir de la nada. Al mismo tiempo, cuando un súper huracán y súper tifón se forma, las apuestas están en constante aumento.

Con cada nueva temporada de tormentas, nos acercamos cada vez más a las costas. Y prepárense contra los vientos huracanados y las mareas crecientes de un planeta en movimiento.

Envíanos un mensaje

9 + 6 =

Visítanos

Av. Bonampak, Coorp. Malecón Américas, piso 5, suite 500. Cancún, Q. Roo, México. C.P. 77500

ABRIR EN GOOGLE MAPS